Rupturas en tiempos de coronavirus

Los psicólogos prevén que el número de rupturas incremente por el confinamiento y durante la desescalada

 

 

El coronavirus incrementa las rupturas

 

 

Estrés, ansiedad, agobio, insomnio, irritabilidad, depresión… la cuarentena nos ha afectado a todos de un modo u otro. Las consecuencias psicológicas del confinamiento han puesto en peligro muchas convivencias, y no son pocas las parejas que han sufrido los duros estragos de la reclusión a causa del COVID-19. Hoy os hablamos de las rupturas en tiempos de coronavirus, una trance por el que se prevé que pasen muchas parejas en los meses que vienen. 

Se espera que durante las próximas semanas se dé un fenómeno directamente proporcional. A medida que avance la desescalada y haya más libertad de movimientos, aumentarán también las rupturas por coronavirus. Parejas que llevan más de dos meses conviviendo con desavenencias y discusiones, tensiones que han crecido al calor de la nueva cotidianidad impuesta. 

La idea de un posible incremento de divorcios viene de China, como el virus. Es allí donde ha empezado antes la desescalada, y es allí donde se está viendo un pico significativo de trámites de separación. La psicología coincide en apuntar que el fenómeno que se espera es similar al del síndrome postvacacional. No en vano, cada año, al finalizar las vacaciones de verano, no falta las noticias de que aumentan los divorcios. De hecho, en el último trimestre del año se producen casi el 60 % de los divorcios de todo el ejercicio, según datos del INE. 

La falta de costumbre de estar juntos, los cambios de rutina o la constante presencia del otro en nuestros espacios hace que afloren las diferencias, un contexto que se da cada verano o ahora durante el confinamiento. Sin embargo, no todo es malo. Hay relaciones que durante la cuarentena han aprovechado para estrechar más la unión e intimidad. Han mejorado la comunicación, las muestras de afecto o las relaciones sexuales. Y todo gracias a que han pasado más tiempo juntos. 

Pero así como algunas parejas han mejorado, las que tenían conflictos previos han sufrido más. Según los psicólogos, las que atravesaban conflictos sin resolver, distanciamiento y discusiones frecuentes han aumentado su malestar estos días. Son estas relaciones las que han llegado a la conclusión de que su vínculo está roto y es inviable por más tiempo. Quienes estaban en un ‘predivorcio’ ahora están indiscutiblemente peor, alertan los expertos. 

 

Consejos:

En Empatizo queremos ayudarte a sobrellevar esta situación y evitar en la medida de lo posible las rupturas por coronavirus. Si sientes que es tu caso, que ya no puedes más con tu pareja, que lo vuestro está roto, léete primero estos consejos. Puede que te ayuden a ver las cosas con más distancia, y si ves que la situación se prolonga, recomendamos siempre ponerse en manos de especialistas que puedan actuar de mediadores llegados el caso. 

 

  • Pensar en el día a día: El confinamiento es un contexto muy duro. Pone a prueba nuestra paciencia, nuestra disciplina, nuestra tolerancia a la frustración. Es mejor pensar en el día a día, en el presente, e ir pasito a pasito. No te dejes abrumar por la incertidumbre del futuro. Aún no sabemos cuando volveremos a una relativa normalidad. Es importante no tomar decisiones en caliente, no entrar en peleas.
  • Conversar y llegar a acuerdos: las parejas y las familias en general deben saber negociar y llegar a acuerdos. Para ello es muy importante conversar, llegar a entendimientos. Cuándo cocinar, cuándo hacer deporte, cuándo estudiar, etc. 
  • Respetar los espacios: Sabemos que no es fácil, sobre todo en aquellas casas o pisos donde los metros no dan más de sí, pero es muy útil que cada uno cuente con sus espacios individuales, tanto físicos como mentales. Respetar los tiempos, los silencios, las distancias, aunque estéis más pegados físicamente que nunca. 
  • Hacer terapia: los días de encierro también pueden servir para ponerse manos a la obra y ventilar los asuntos que se estaban enquistando. Muchas relaciones aprovechan para hacer terapia y mejorar en campos como el compromiso, la intimidad o el deseo. Es una buena oportunidad para solucionar problemas de base, como la falta de comunicación, la resolución de conflictos, etc. 
  • Decir lo que nos molesta: Sabemos que te hemos dicho que no entres en peleas, pero esto no está reñido con decir lo que piensas. Desde la calma y la asertividad, es vital que puedas expresarte y trasladar lo que te molesta. Quizá simplemente la otra persona no había reparado en ello. 

 

No siempre estos consejos funcionan y tampoco es necesario forzarse a estar con nadie. Si el lazo finalmente debe romperse, no temas en hacerlo. La ciencia también da consejos sobre las rupturas, desde pensar en las cosas malas de tu ex, hasta aceptar el cariño que le tienes o centrarte en ti mismo. Las rupturas son un duelo, y como tal, tienen sus tiempos. No te presiones, no te agobies. Y recuerda que en Empatizo estamos para escucharte. 

Comparte

Be the first to write a comment.

Deja tu comentario