Padres agotados: cómo sobrevivir al verano con los niños en casa

 

Padres agotados en la pandemia

Muchos padres se han «quemado» durante la pandemia.

El teletrabajo, el paro o no poder echar mano de los abuelos ha dejado a  miles de padres agotados a las puertas del verano

Este año no es un año cualquiera. Es el año en que una pandemia mundial lo ha puesto todo patas arriba. Y todavía vamos por su ecuador. No sabemos qué nos depararán los próximos meses, lo que sí sabemos es que a estas alturas, muchas son las personas que están ya agotadas física y emocionalmente. Mención especial merecen los progenitores: padres y madres agotados que no saben cómo van a sobrevivir al verano con los niños en casa. 

Unos niños que llevan ya meses sin ir al colegio y a los que la falta de rutina les ha trastocado horarios, ritmos y aprendizajes. A estas alturas seguimos sin saber si los padres y las madres que han teletrabajado lo han tenido mejor o peor que aquellos que tenían que salir de casa para acudir a su puesto de empleo. En ambos casos, los niños no tenían más remedio que quedarse en el hogar. 

Los hay que han podido compaginar sus reuniones o tareas diarias con los deberes o la atención a los más pequeños, estando en casa. Pero para otros el teletrabajo se ha convertido en misión imposible. Intentar que los niños lleven una rutina, que hagan los deberes, apoyarles en las clases o deberes cuando ha sido necesario, prepararles comidas, almuerzos y meriendas…. En definitiva, lo que supone hacerse cargo de una personita las 24 horas del día y no las 10 o 12 a las que de normal estaban acostumbrados muchos padres. 

Después estaban los que no podían teletrabajar y además, no han podido contar con la inestimable ayuda de los abuelos, esas piezas fundamentales en el engranaje de muchos hogares. Sin los abuelos, muchas familias simplemente no pueden tirar para adelante. Y en pandemia eso se ha visto más que nunca. “¿Dónde dejar a los niños mientras estoy fuera? Con mis padres no, que además son población de riesgo”. Una disyuntiva que ha complicado aún más la existencia de muchos. 

Después están los que han perdido su empleo o se han visto involucrados en un ERTE. La parte positiva es que tenían dedicación absoluta para sus hijos. La negativa es precisamente esa sobrecarga de tener que atenderles todo el día y los agobios derivados de la pérdida de un empleo. 

 

Síndrome del “burnout”, o lo que es lo mismo, padres quemados

 

Sea como sea, unos y otros han podido desarrollar a estas alturas del año el síndrome del “burnout”, el síndrome de los padres y madres quemados. Algunos de los síntomas que pueden presentar estos progenitores son el cansancio, la irritabilidad, una actitud indiferente y negativa ante la vida, cierto aislamiento social, pérdida de interés por las actividades favoritas o dificultades para concentrarse. También pueden tener sentimientos de desesperación e impotencia o incluso presentar un consumo más alto de alcohol o medicamentos. 

Queda prácticamente medio verano por delante. Por eso, en Empatizo os queremos ayudar a afrontar estos meses. Aquí os dejamos algunos consejos que os pueden ser útiles: 

  1. Pide ayuda cuando la necesites. Puede ser a familiares, amigos y personas cercanas. No te olvides que Empatizo cuenta con un equipo especializado en escucha y alivio emocional. No tienes por qué llevar tú sola la carga. También contamos con asesoramiento y apoyo psicológico para la crianza y la educación de nuestros hijos que os pueden ser muy útiles estos días. 
  2. Consulta al médico siempre que sea necesario.
  3. Delega los cuidados. Puedes delegarlo incluso en tus propios hijos cuando haga falta y tengan una edad suficiente para asimilar ciertas tareas.
  4. Lleva un estilo de vida saludable. Comer bien, hacer ejercicio y procurar seguir una rutina regular de sueño son indispensables a la hora de proteger tu salud. A pesar de que creas que no tienes tiempo para ir al gimnasio o hacer ejercicio, seguro puedes encontrar un hueco para andar cada día unos minutos, subir y bajar escaleras, …
  5. Fomenta tu creatividad: te rejuvenecerá. Búscate un hobbie que te permita relajarte. Pueden ser desde sudokus en el baño hasta senderismo o escritura. 
  6. Introduce pequeños rituales en tu día a día: meditación, una taza de té, leer un libro o charlar cada día un rato con un amigo son algunas buenas ideas.
  7. Respeta tus límites. Aprende a decir “no”.

Relájate y ordena tus prioridades. Piensa en tus metas y en las de tu familia, y concédete un tiempo para descansar cada día.

Comparte

Be the first to write a comment.

Deja tu comentario