Coronavirus: cómo afrontar la ansiedad y una posible cuarentena

coronavirus COVID19

El coronavirus puede llegar a provocar ansiedad.

 

Cambian los datos a cada segundo. Cuando leas esto, probablemente las cifras sean muy diferentes. El contagio por coronavirus se extiende, y ha convertido al COVID-19, sin duda, en la palabra trending topic de este 2020 a pesar de que apenas llevamos tres meses de año. Desde Empatizo queremos ayudarte a hacer frente al coronavirus, no tanto desde el punto de vista médico, obviamente, sino desde el emocional, porque a medida que aumenta la escala mundial de contagios, crece también la preocupación, los nervios y el estrés.

Solo la palabra “pandemia” asusta. Miedo, pánico, histeria y caos son sustantivos que se repiten constantemente, amplificándose en las redes sociales. Las amenazas globales de este tipo desembocan en muchos casos en ansiedad individual. El martilleo constante, de la mañana a la noche, sobre este virus y sus consecuencias termina afectando a la estabilidad emocional. Y más que el virus en sí, lo que nos paraliza o inquiera es la intolerancia a la incertidumbre.

Alrededor del 10% de la población mundial experimenta niveles clínicos de ansiedad en cualquier momento, según algunos estudios. Este grupo poblacional podría ver agravada su situación durante esta crisis del coronavirus. Y aunque la preocupación está justificada, es importante tomar medidas de precaución para que no nos invada ese sentimiento de agobio y desesperanza. 

De nuevo, aprender a gestionar las emociones es vital. A veces una no puede sola, por eso no pasa nada si se busca apoyo. Servicios como los que ofrece Empatizo, por ejemplo, se adaptarían perfectamente a una posible situación de cuarentena y seguirían las recomendaciones de las autoridades sanitarias, ya que la atención es telemática. 

Los altos niveles de angustia vital, sea cual sea la fuente, se deben atender con empatía y compasión. No dejemos que interfieran en tu vida diaria. Para ello, Empatizo recoge las recomendaciones de la doctora en Psicología de la Unviersidad de Bath, Jo Daniels

 

  • Considera desactivar las notificaciones y actualizaciones automáticas en COVID-19 en tus redes sociales. Intenta consultar fuentes oficiales e imparciales, como las del Minsiterio de Sanidad. No es recomendable estar constantemente actualizando y refrescando el feed con noticias alarmantes, vídeos virales, o fotos de estanterías de supermercados vacías.

 

  • La ansiedad puede llevar en ocasiones a la hiperventilación. La acumulación de pensamientos negativos y la aceleración que producen en nuestro sistema puede dificultar nuestra respiración, por ello es aconsejable realizar ejercicios de respiración que ayuden a volver a acompasar nuestras inspiraciones. En internet encontrarás mucha, como esta

 

  • No buscar en Google los síntomas y consecuencias, hay que poner freno al catastrofismo, cuidarse a una misma, poner barrera a lo que nos desencadena más ansiedad.

 

  • Se habla mucho de cuarentena. Italia entera está encerrada en casa, con el sentimiento de aburrimiento y claustrofobia que eso puede acarrear. Por ello, recomendamos ejercicio físico. Es una buena manera de liberar la adrenalina que tu cuerpo produce como respuesta a una amenaza externa. Internet, de nuevo, es tu mejor aliado para guiarte en el ejercicio indoor. Si no tienes material de gimnasio en casa, no te preocupes. Con dos bricks de leche o dos botes de lentejas de esos que seguro que has comprado, puedes ejercitarte igual de bien que con dos mancuernas. 

 

  • Y por último, la experta psicóloga recomienda no aislarse. Sabemos que puede sonar contradictorio, pero los teléfonos son aquí nuestro mejor aliado. Llamadas, videollamadas, whatsapps… estar en contacto con tu entorno sirve para mantener el ánimo y la perspectiva, no perder los nervios y tener siempre contacto con la realidad. En los grupos de edades más vulnerables, esto es, los mayores, es indispensable que se les siga llamando y socializando con ellos. Aunque sea asomarse al balcón o al deslunado a hablar con los vecinos. 

 

Porque al final, lo que queda cuando se dan situaciones de crisis, es la humanidad. La empatía, la escucha. No podremos abrazarnos o besarnos o cogernos de la mano, pero siempre podemos escuchar y ser escuchados. La palabra no entiende de virus ni cierre de fronteras.

Por eso, en Empatizo participamos en el voluntariado de #coaches4spain y te escuchamos a través de sesiones online gratuitas en estos momentos de incertidumbre por el coronavirus.

Comparte

Be the first to write a comment.

Deja tu comentario