La etiqueta de inmigrante

La entrada de inmigrantes a un país siempre provoca diversidad de opiniones a favor y en contra de la acogida.

¿Os habéis parado a mirar la diversidad de argumentos de los simpatizantes del sí, y de los simpatizantes del no?

De entre los simpatizantes del sí, algunos apelan a cuando los españoles y europeos fuimos inmigrantes en el continente americano.

De entre los simpatizantes del no, algunos apelan a la falta de trabajo para todos.

Se ha vuelto habitual, decir que «empatizamos» refiriéndonos con los que creemos iguales, y eso no es empatizar, sino más bien simpatizar con uno mismo, y mirarse desde el exterior, desde lo que creemos que somos, y desde nuestros miedos.

Sí, miramos al otro desde nuestros miedos y pensamos que empatizamos. Y desde los miedos es de donde saltan los argumentos. Porque mis padres o abuelos fueron inmigrantes, porque mi prima no tiene trabajo.

En paralelo, estamos viviendo el mundial de fútbol. ¿Y cuántos hijos de inmigrantes hay en las diferentes selecciones? ¿acaso ahí sí podemos ver que hay una persona detrás del personaje? ¿Desde donde estamos mirando? ¿Desde la admiración de lo que han conseguido a nivel material?  

Acercándonos a la empatía

Tal vez el asunto es distinto a si a mí me pasase eso, o le pasase a un ser querido. Eso sigue siendo mirarlo desde mis miedos. Aunque nos humaniza si realmente pensamos y sentimos que cada persona es realmente igual que yo.

La empatía pasa por pararse a preguntar ¿qué te pasa?, y ¿cómo te sientes?

Una cosa es lo que te pasa a ti. Y otra, lo que le pasa a cada inmigrante, y a cada persona.

Si os apetece acercaros a la empatía, aquí os referencio a un vídeo de Brené Brown.

Intentar ser uno mismo.

Podemos ponerles la etiqueta de inmigrantes sí.

Aunque tal vez, y haciendo alusión a la letra de la canción de Luis Eduardo Aute “La Belleza”, que Rozalén nos redescubre versionándola en sus discos 

tal vez,

sólo son personas que vienen a intentar ser uno mismo, desde un viaje hacia la nada.

Y tú, ¿Puedes encontrar la belleza en su mirada?

Tal vez por la etiqueta de inmigrante es que hemos puesto la distancia, la diferencia entre el que viene y el que ya está aquí, y no vemos la igualdad.

¿Y si dejaran de atarnos las palabras? ¿y si las etiquetas sólo sirviesen para ordenar sin escalas y poder admirar la diversidad?, no para discriminar?


Inma Colorado Lluch

Photo by pixpoetry on Unsplash

Tag:
Comparte

Be the first to write a comment.

Deja tu comentario